Hay personas malas?

No lo leas, escúchalo.

Si te hacen la pregunta: hay personas malas…¿qué contestarías?

Tanto fuera como dentro de la consulta, es una pregunta que nos repiten de forma regular, y aunque cueste creerlo, nuestra respuesta a si hay personas malas o no, siempre es un rotundo NO.

Decimos que a veces cueste creerlo, porque día tras día, oímos barbaridades sobre los comportamientos humanos,

Nuestras conductas si pueden ser malas o no (tanto para los demás como para nosotr@s mism@s), pero de ahí a ser malas personas cuidado. (un suspenso en matemáticas, no me convierte en un o una mal/mala estudiante).

Sabemos que es complicado entenderlo a veces pero, de ahí la explicación que os queremos dar.

Siempre partimos de la base de que somos lo que somos debido a la historia de aprendizaje que tenemos detrás.

En esa historia hemos aprendido muchas cosas que nos son adaptativas, otras que no, y en casi todas las personas existen las carencias bien porque hay algo que no hemos tenido o así lo hemos sentido.

A esto hay que sumarle que, luego ya como seres más adultos, vivimos experiencias que nos dejan tocad@s y tenemos problemas para resolver esos conflictos emocionales.

Con esto os queremos mostrar, que la mayoría de las personas estamos heridas.

A esas heridas hay que sumarle el hecho de que a veces no tenemos los recursos necesarios para resolver nuestros conflicto y ahí…tenemos una bomba de relojería.

Ojo esto no justifica ciertos comportamientos, pero si lo queremos contar para que sepamos de donde vienen todos esos actos.

Y es que, cuando una persona está herida, está desesperada puede llegar a hacer cualquier cosa para aliviar tu malestar.

Cuando ocurren estos hecho chungos, tendemos tendencia a castigar a la persona, que puede funcionar o no…la cosa que no vamos al origen del conflicto, herida, y por tanto, por mucho que castiguemos al no estar currada la herida, el hecho se puede volver a repetir.

Como nos gusta decir, el dolor no se pasa con dolor, se pasa con amor.

Y sería maravilloso que, cuando viésemos a alguien saturad@, irrascible, enfadad@, llorando, desquiciad@, etc le preguntásemos qué tal?…y eso también hacerlo con nosotr@s mism@s para, saber cómo está esa persona, mirar su herida y poder cuidarla.

Tod@s necesitamos estar sanos e ir sin heridas por el mundo, y eso nos lo da el amor.

 

 

 

Comparte

Facebook
Twitter

Dinos que te ha parecido este artículo, Puntúa (DE 1 A 5 ESTRELLAS)

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

10 + quince =

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR...

ARTÍCULOS MÁS VISTOS