Somos niños con máscara de adultos

No lo leas, escúchalo.

Nuestra apariencia es de seres adultos responsables y maduros pero…y nuestro interior, qué hay ahí?

Como os decimos en el vídeo, somos niñ@s con máscara de adulto y por qué?

 

Nuestra apariencia efectivamente es de adulto, pero y nuestros comportamientos?

Si nos paramos a analizar nuestras conductas en momentos de enfado, de conflicto, de situaciones nuevas, etc seremos muy conscientes de que nuestro comportamiento y nuestras reacciones son de niños y niñas.

Más concretamente de niños y niñas heridas que están esperando a ser salvad@s y que sea el otr@ la que le resuelva la situación.

Como comentamos en el vídeo, de niñ@s no aprendemos ciertas cosas, bien porque las personas que están a nuestro cargo tampoco aprendieron en su día y hay situaciones que no sabes gestionar o bien, porque la vida no nos ha puesto en esa situación de aprendizaje.

Según van pasando los años, creemos que lo vamos sabiendo todo puesto que, ya somos adultos, pero esto no es así.

Nuestro cuerpo crece  y se desarrolla pero nuestro aspecto emocional se queda anclado.

Esto último es un putada para nuestra vida adulta. No hemos hecho determinados aprendizajes, con lo cual estamos limitados. Para bien y para mal.

No hemos aprendido que ya no somos niños, sino que somos adultos que deberíamos saber cuidar de nosotr@s mism@s, amarnos, darnos lo que necesitamos, tratarnos bien, etc y no esperar a que sea el de fuera quien lo tenga que hacer o el que sea el responsable de nuestras mierdas.

MADURAR ES DEJAR DE CULPAR A LOS DEMÁS DE LO QUE NOS PASA.

Tú y sólo tú, eres el / la únic@ responsable de tu vida.

Como ser adulto, tienes que saber cuidarte y darte lo mejor. Ser comprensiv@ contigo mism@ en cada uno de los momentos,  y sobre todo entender que lo que has aprendido lo puedes desaprender si te hace daño para volver a aprender aquello que te haga bien y, si algo no aprendiste, siempre lo puedes aprender cuando tú lo decidas.

Esto al principio da miedo, pero cuando empiezas a manejar tu responsabilidad es una auténtica liberación…

Sé ese adulto que tu niñ@ algún día necesitó.

 

 

Comparte

Facebook
Twitter

Dinos que te ha parecido este artículo, Puntúa (DE 1 A 5 ESTRELLAS)

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

16 − 15 =